21 March – 21 June 2016 in Florence, Rome, Naples, Palermo, Padua

El eclipse total de Sol

EL ECLIPSE TOTAL DE SOL
DEL 22 DE DICIEMBRE DE 1870.

La importancia de este eclipse y la natural ansiedad de nuestros lectores por saber algo referente al fenómeno, nos obligan trazar estas líneas.
Es de una trascendencia tal este eclipse; son tantos los problemas que viene á resolver, que no nos atrevemos á tratar esta cuestión tan compleja, sin tener antes un conocimiento exacto de todos los hechos observados: obtenidos los datos necesarios haremos un artículo más extenso, y en él nos ocuparemos de los trabajos practicados y de las hipótesis que se establezcan. Por esta razón nos limitamos hoy á dar una idea exacta de la magnificencia del fenómeno, y de los puntos de nuestro globo que han sido invadidos por la sombra de la luna.
En la lámina indicada están demostrados, por medio de la gran zona trazada por la punta del cono de la sombra lunar, los puntos donde se ha presenciado el eclipse total. Esta sombra, ó sea la zona de totalidad del eclipse, ha pasado por el Mediodía de España y Portugal, por una parte de la Turquía y límite occidental del Asia.

prensa_0400

Le zone di totalità e parzialità dell’eclisse di Sole del 22 dicembre 1870

En España ha sido total el eclipse, entre otras ciudades,en Sanlucar de Barrameda, en Ubrique y Lebrija; en Huelva, San Fernado y Estepona, á cuya poblacion ha pasado á estudiar el eclipse una comisión del Observatorio astronómico de Madrid, compuesta de los señores D. Antonio Aguilar, D. Miguel Merino y D. VicenteVentosa. En Portugal se han organizado dos comisiones de astrónomos con el mismo objeto, así como el Gobierno inglés ha facilitado un buque que ha trasportado á sesenta observadores á diversos lugares; y es muy probable que, á pesar de la guerra franco-prusiana, algunos astrónomos franceses y alemanes hayan contribuido por su parte, en esta ocasión solemne, al progreso de la ciencia.
Este eclipse ha sido visible en España y gran parte de Europa, en la mitad septentrional de África, en una pequeña parte de Asia, en algunos puntos de América del Norte, en el Océano Atlántico septentrional, en el mar Mediterráneo y en una corta extensión del Océano Indico.
Esta clase de fenómenos son poco frecuentes en determinadas regiones de nuestro planeta. El último eclipse total de sol que se observó en España fué el de 1860; y despues del de 22 de este mes, no tendrá lugar otro hasta el año 1900.
Los eclipses totales de sol, que son los más útiles é interesantes, no se reducen sólo á un espectáculo curioso: su estudio tiene grandes aplicaciones y sirven para facilitar el conocimiento de la constitucion física del sol y de la luna.
En prueba de esta verdad baste decir que de su estudio depende hoy fijar la producción de las protuberancias solares que, aunque algo definidas por los físicos Fraunhoffer, Bussen, Lockyer y otros por medio del análisis espectral, no se conoce bien su causa; averiguar si la corona, especie de aureola de fuego que rodea en estas ocasiones el cuerpo oscuro de la luna, es producida por los rayos del sol á su paso por la atmósfera terrestre, ó si es ocasionada por el paso de dichos rayos á través de una atmósfera lunar; saber si esta misma corona se presenta inmediatamente que el sol está eclipsado, y si tiene por centro el sol ó la luna; comprobar la observación hecha por D. Antonio de Ulloa en el eclipse de 1788 á fin de averiguar si nuestro satélite se halla perforado de parte á parte; rectificar las tablas que dan las posiciones del sol y de la luna; explorar las regiones próximas al sol, durante la oscuridad, para descubrir los planetas que se han supuesto existir entre el sol y la órbita de Mercurio; y examinar, en fin, todos los accidentes físicos que ocurran, para apreciar la alteración de los elementos magnéticos y meteorológicos, durante la totalidad del fenómeno.
Hé aquí, ligeramente indicadas, las principales observaciones que pueden hacerse en los eclipses solares; observaciones que se han hecho en el eclipse del dia 22, y á las cuales ha prestado un servicio importante la fotografía, este arte, auxiliar poderoso hoy de las ciencias naturales.
El resultado, pues, de estos trabajos y las hipótesis que se emitan para explicar las apariencias que ha presentado el fenómeno, serán objeto de otro artículo.

J. Genaro Monti.

La Illustracion de Madrid, 1870, A. I, n.  24

scarica l’articolo originale